Trabajamos para transformar la educación y adaptarla a las necesidades de la sociedad del siglo XXI

En 2020 nos gustaría celebrar que hemos contribuido a que más de 30 centros educativos diseñen su futuro deseado y avancen en su propio trayecto de innovación y transformación

Nos aproximamos a nuestra labor desde los siguientes valores:

La humildad, porque repensar y reinventar los sistemas y prácticas educativas  es un reto complejo y las respuestas están todavía por descubrir. Abordamos el reto con una actitud de aprendizaje.

La vocación de cooperar, porque si en alguna actividad es necesaria la confluencia de muchos agentes, internos y externos al sistema, es la educación.

El respeto a la diversidad, porque cada centro tiene una historia propia y vive en un contexto concreto, que influye en su actividad y sus resultados.

El rigor conceptual, que garantiza que las nuevas propuestas e iniciativas tengan una base sólida.

La orientación a la acción, porque creemos firmemente que sin acción no hay aprendizaje y que las innovaciones relevantes provienen del encuentro de la reflexión y la acción.